viernes, 9 de febrero de 2018

Su intención es despertaros pero a mí me ha hecho llorar. Quizás porque no es mi guerra

EL ASESINO SILENCIOSO

No se conocían entre ellos, ni siquiera tenían gustos o aficiones en común. Lo único que compartían era el aire de la región central de Asturias, altamente contaminada.
Esta es una historia que comienza por el final…

Alberto.
Era un currante nato. Autónomo. Tenía un pequeño negocio textil, que cada vez se hacía más duro ante la creciente competencia de los centros comerciales, pero iba tirando. Se había casado hacía un par de años.

Un día le apareció una flebitis en la pierna izquierda. Algo raro en una persona joven, pero tampoco fuera de lo normal. La prescripción médica curó la dolencia y la flebitis se olvidó. Sin embargo, había algo que no iba del todo bien. Cansancio, diarreas que iban y venían.

Ingresó de urgencia un jueves por la tarde. Literalmente había cagado gran cantidad de sangre negra. Cáncer de colon avanzado, fue el diagnóstico inequívoco. Cuando despertó de la operación estaba relativamente animado. Su mujer le contó la verdad, aunque no toda. Estuvo estable un par de días, parecía que mejoraba, pero la metástasis era imparable. Al sexto día el médico llamó a su mujer aparte:

-Empieza a tener dolores fuertes. Tenemos que sedarlo-

-¿No volverá a despertar, verdad?-Preguntó su mujer con un vago hilo de esperanza

-Esperaremos hasta mañana…-

Aunque 30 años ejerciendo la medicina son más que suficientes para inmunizarse, el médico no acababa de acostumbrarse del todo a esa mirada, mezcla de resignación y tristeza infinita. Gentes y vidas dispares, pero siempre la misma mirada.

El corazón de Alberto aguantó hasta una mañana húmeda y plomiza de sábado. Tenía 38 años…

Irene
Lo peor eran las noches. No es que le doliera algo en particular. Era algo más difuso. Incomodidad, desasosiego y miedo…Sí, tenía que reconocerlo. Sentía miedo. Un miedo infantil y primitivo que le daba vergüenza confesar a sus hijas.

El mismo sueño recurrente. Avanzaba lentamente en una endeble barca por aguas turbias y densas. El sol era abrasador. No había sombra, ni árboles. Las orillas eran bancos de arena, que a su vez se abrían en múltiples canales que se ramificaban hasta donde se perdía la vista. Tenía sed, pero el agua era salobre. Le costaba respirar aquel aire tan caliente y húmedo.

Las tres y media de la mañana. Se levantó agitada a beber un poco de agua. Miró por la ventana, desde la cocina. La lluvia amplificaba el siniestro zumbido de la subestación eléctrica que tenía justo en frente del edificio. Si entornaba un poco la vista hacia la derecha también podía ver el humo amarillo que salía de la fábrica de fertilizantes. Las torres de iluminación eran tan potentes que incluso podía ver con detalle a los obreros del turno de noche. 

Separada y con un exiguo sueldo de limpiadora, no podía permitirse un lugar mejor para vivir.

Hacía unos meses que sufría fuertes dolores de cabeza. Diagnósticos equívocos, pastillas y consultas médicas de aquí para allá, hasta que al final se reveló: Un tumor cerebral. Dos años de vida, a lo sumo.

La operación tenía sus riesgos. Podría dejarla en estado vegetal o, peor aún, consciente e incontinente. Pero si salía bien podría vivir razonablemente sus últimos días y, sobre todo, le quitaría los dolores.

Los neurocirujanos hicieron un gran trabajo. Limpiaron lo que pudieron y quitaron un trozo de cráneo para que las inflamaciones no provocaran aquellos terribles dolores de cabeza. Irene salió del quirófano hablando tranquilamente.

Sus dos hijas se turnaban para cuidarla, aunque, al principio se valía perfectamente por sí misma.

-Esta enfermedad provoca miedos nocturnos y también brotes epilépticos. No la perdáis de vista- Les advirtieron los médicos. - Y si un día no le apetece comer, dejadla. No la forcéis.

Durante aquel tiempo, sus hijas intentaron darle la vida que nunca pudo tener. Restaurantes caros, estancias en balnearios y días de sol y playa intercalados entre sesiones de radioterapia. Cuando sus hijas no podían llevarla venía una furgoneta del hospital a recogerla. Esperaba en el portal, como una niña obediente esperando el bus escolar.

Un día fue sola a hacer la compra y sufrió un ataque epiléptico en plena calle. Se golpeó la cabeza y se hizo una brecha. Afortunadamente en la parte que tenía hueso. Desde entonces, su hija mayor solicitó un cambio de horario en el trabajo para atender mejor a su madre.

Aquel lejano comentario de los médicos sobre el apetito, aparentemente sin importancia,  comenzó a cobrar sentido al vigésimo primer mes. Llevaba todo el día sin apenas levantarse de la cama. Estaba cansada y poco habladora.

-¿He comido hoy?-preguntó a su hija pequeña.

-No, mamá, llevas sin comer todo el día. ¿Te preparo algo?-

-No. No tengo hambre.

Al día siguiente tampoco comió, ni al otro, ni al otro. Apenas hablaba y le daban de beber con una jeringuilla. A veces intentaba decir algo, pero las palabras se atascaban. Una enfermera acudía a diario a evaluarla.

El letargo la consumió lentamente durante 3 semanas, como una llama exhausta consume los últimos vestigios de cera.

Era 22 de diciembre. Tenía 55 años…

Montse
No podía quejarse de la vida que había llevado hasta entonces. Procedente de una familia acomodada, nunca había echado nada en falta. Estudios en los mejores colegios de la región, cursos en el extranjero, master, idiomas.

Tenía un buen puesto en el departamento de finanzas en una multinacional-contaminante que, paradójicamente, podría estar dándole una vida acomodada al mismo tiempo que se la acortaba. Le daba la risa con sólo pensarlo.

Solía repasar los buenos momentos de su vida, tumbada en la camilla, en aquellos momentos de dolor y tedio, mientras el veneno, que supuestamente intentaba salvarla, entraba lentamente en su cuerpo a través de la vía intravenosa.

“The Walking Dead”, solía llamar a las sesiones de quimioterapia. El personal médico les dispensaba un trato exquisito. Era curioso el entorno. Los pacientes procuraban no mirarse entre ellos ni hablar de sus dolencias. Eran una Hermandad de Zombies, como ella misma decía, en diversos estadillos de avance. Entrabas como un ser humano y salías como una sombra que te iba absorbiendo poco a poco hasta olvidarte de lo que un día fuiste.

Cirugías en hospitales privados, quimioterapias en Pamplona, biopsias enviadas a Houston…Pero de momento nada. Ese maldito cáncer de endometrio seguía reproduciéndose, el muy hijoputa. Y un pequeño detalle: Desde Houston confirman una concentración anómala de hidrocarburos aromáticos en el tejido graso (benceno, naftaleno, antraceno, organoclorados, dioxinas).

-Joder, parezco la tabla periódica-

-Atención, Houston: Desde “The Walking Dead” dicen que ya no hace falta que vuelva.

Se miró al espejo: 47 kilos para una estatura de 1,68, piel macilenta, acribillada a pinchazos, ojos hundidos, vítreos, pelo…¿qué pelo?. Se quitó la peluca. Una mueca de amargura se dibujó en el espejo.

-Sí, ahora sí que he alcanzado el estadillo de sombra. Ya no hay vuelta atrás-

Decidió ir a pasar sus últimos días en el chalet familiar, junto a la playa, donde había sido tan feliz en su infancia y adolescencia.

Aquella tarde fue especial. Junto a su marido, su hermana y su hermano, pasaron la tarde en el acantilado, junto a los bufones, fumando porros. La marihuana se había convertido en aliada inseparable para soportar lo insoportable.

El aire era cálido, inusualmente calmado y el mar resoplaba lánguidamente entre las rocas, que amplificaban el gorgoteo como si fuera un viejo motor. Se sentía aliviada por haber dejado atrás la quimioterapia. Sentenciada, sí, pero no torturada. Ya no…

El sol dibujaba canales dorados a medida que se acercaba a la línea del horizonte. Cerró los ojos, mientras sentía el agradable calor.

Se imaginó convertida en un rayo de luz viajando a velocidades increíbles. Veía el espacio curvarse, veía el tiempo. Todo era curvo, cíclico. Se vio de nuevo en la casilla de salida. Comenzó a tararear “Begin the beguine” y todos los demás la siguieron, entre abrazos y risas. Volver a empezar…cuánto darían por volver a empezar…

La morfina y la marihuana la mantuvieron en un estado semi onírico durante los días siguientes. Nadie supo qué órgano colapsó primero, tal vez los riñones o el hígado, o el páncreas. Qué más da.

Se fue sin amargura y acompañada por los suyos. Tenía 45 años…

Pepe El Milano
Si el intrépido lector ha llegado hasta este punto, permítame en primer lugar darle las gracias. Discúlpeme también la intromisión en esta historia, donde no quiero usurpar la atención a los verdaderos protagonistas, así que seré breve.

Estoy sentado en una terraza en Gijón, en Poniente. Está nublado, pero la temperatura es bastante agradable. Me acaban de traer una cerveza muy pulcramente presentada en una cubitera de plástico y una copa de cristal, también enfriada. “Una de las mejores cervezas del mundo”, pone la etiqueta y, ciertamente, está cojonuda.

Miro en dirección al Natahoyo y veo una columna de humo negra, enorme, siniestra, ascendiendo lentamente en una verticalidad casi perfecta.

Junto a mí hay una mesa con dos madres. Cuarentonas largas y probablemente madres tardías, a juzgar por la juventud de sus niños, que corretean entre las sillas.

Vuelvo la vista a la columna de humo y de nuevo hacia las madres. -¿Cuál  de ellas será la siguiente Montse, o la siguiente Irene?-me pregunto.

Entonces me acuerdo de aquellas palabras de Julio Anguita ante los medios, recién fallecido su hijo, corresponsal de guerra, y hago mías sus palabras:

Malditos sean los que contaminan y malditos sean los políticos que los encubren…

54 comentarios:

  1. Malditos todos. Lo que más jode a los que peleamos por ello, es que al resto de asturianos se la traiga al pairo. La ignorancia es así.
    Gracias Milano,espero que alguno cuando lea esto recapacite.

    ResponderEliminar
  2. Espero que a los que tengan algún familiar con cancer no se la traiga tan al pairo

    ResponderEliminar
  3. Milano, gracies. Si esto no despierta ye que estamos muertos.

    ResponderEliminar
  4. Milano, vas tener que comprar una manta de eses que te fai invisible.
    Van tenete mas miedo a ti que al de la motosierra de la pelicula,

    ResponderEliminar
  5. Todos tenemos un caso (por lo menos) de cáncer en la familia, si eso no nos despierta, lo siento Milano, no nos va a despertar leer uno ajeno, ni 3 ni 5. Así de real y así de triste.

    ResponderEliminar
  6. Lo patético son esos jubilados que salen con cara de bobos a lloriquear para que les suban la pensión. Quien coño os la va a pagar si se mueren los cotizantes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los 4 bobos que van a la llamada del viejo. Todo paripé.

      Eliminar
    2. El viejo hace su trabajo que no es otro que ocupar espacio social, no vaya a ser que los pensionistas se organicen al margen del psoe.

      Eliminar
  7. Relato magistral,realista y conmovedor.Quien no lo vea,está muerto en vida.Milano,me quito el sombrero.

    ResponderEliminar
  8. Cabri*o, me has hecho recordar el libro Je ne veux pas qu'on m'oublie = No quiero que me olviden.

    Una historia de una niña muerta por leucemia que su madre después de fallecida encontró su diario.

    Leedla si tenéis cojones.

    ResponderEliminar
  9. Eso de que no es tu guerra... a ver si vas a pensar que en tu casa sois inmunes al cáncer... nunca vi a Panín por la calle con mascarilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si fueras capaz de entender lo que la gente escribe hubieras leído en lo que he escrito que no es mi guerra porque yo no voy a decir nada más para convenceros que debéis de luchar.
      Luchar contra los políticos que os machacan y luchar contra quienes os matan lentamente.
      No, no es mi guerra. Mi guerra la hice hace muchos años y durante más de 30 años. Me dejé la piel por los míos.
      Ahora os toca a vosotros... si queréis. Y si no, oiré las campanas tocar a muerto.

      Eliminar
    2. "Luchar contra los políticos que os machacan y luchar contra quienes os matan lentamente."

      ¿Vosotros no respiráis el mismo aire que nosotros? No sé por qué hablas en tercera persona.

      Eliminar
    3. Porque es la única forma de no sentir que tengo la desgracia de vivir aquí.
      Se que me estoy engañando a mí misma pero aceptar la realidad sería demasiado duro.
      Y repito: ESTE NO ES MI PUEBLO, ELLOS NO SON MIS POLITICOS Y POR LO TANTO NO ES MI GUERRA.

      Eliminar
  10. Yo si fuera vasco no estaria muy orgulloso de los políticos vascos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, en lo que ha honestos se refiere me siento tremendamente orgullosa. Ojo, de partidos vascos, no de partidos nacionales.
      Ninguno está imputado en casos de corrupción. Y no seré yo quien defienda al PNV pero reconozco que no meten la mano en otro bolsillo que no sea el suyo.
      Y en cuanto a MI PARTIDO, BILDU, es lo mejor que me ha pasado.
      Lamento qued no podáis decir vosotros lo mismo EXCEPTO DE ANDECHA ASTUR.

      Eliminar
  11. Gracias Milano. Trasgu Enfadau

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A sus pies, señor Trasgu. A veces me imagino que en Carreño hubiera un Casa Lucio adecuado para tertulias estilo Pérez Reverte y Javier Marias.

      Un abrazo
      Pepe El Milano

      Eliminar
    2. Dos de las personas que más quiero en un espacio tan pequeño. Trasgu y Milano.
      Ojalá querido Milano hubiera ese espacio. Pero difícil en esta Asturias en la que "el cerebro" escapó. Pero un puñado de mentes ágiles reuniría seguro.

      Eliminar
    3. ¿Casa Lucio no es el Rest. de los huevos estrellados?
      ¿Como que en Carreño no hay un lugar para parlotiar?
      Teneis el Casino.

      Eliminar
    4. El Casino como todos los rincones por el estilo... TIENEN OJOS Y OREJAS.
      Mejor mi casa. Tengo un salón de 25m2. y alrededor de un buen café y unas ricas marañuelas de la Casina del Pan íbamos a estar de vicio. Y SIN FISGONES QUE VAN CON EL CANTE DONDE NO TIENEN QUE IR.
      Yo aquí en la calle no hablo ni del tiempo.

      Eliminar
    5. Bien podia ser en Candás y en el Casino,con todos los ojos y orejas que pueda haber,la fuerza de la razón vale más que cualquier otra fuerza y de paso,se le metería el agua en casa a tanto palurdo indocumentado.Miedo a que?.MIEDO A NADIE.

      Eliminar
    6. Amigo anónimo, nni te imaginas la maldad que hay en este pueblo (no meto a las parroquias porque lo desconozco). Aquí venden a su madre con tal de sacar el cuello del fango en el que se lo ha metido ese sinvergüenza al que alaban para que no les falte el bollo preñado podre.
      En mi vida me pude imaginar un pueblo con menos empatía por sus vecinos que este.
      Aquí los vecinos no se quieren, SE ODIAN Y SE VENDEN, aunque luego a su cara les hagan ojitos.
      La falsedad que hay aquí me estomaga. Pero bien es cierto que hay un puñado de personas que no solo merecen mi respeto si no que han pasado a formar parte de las personas que quiero.

      Eliminar
    7. Estoy con el vecino de las 13:39
      ¿Miedo a qué?

      En este blog estais contibuyendo a crear una idea del miedo entre la gente aludiendo a no se que cosas.
      A ver, ¿que me puede hacer a mi y 9.000 vecinos mas la señorona? Nada.

      Ya ya se que a Panin le robaron un puesto de trabajo, hoy con las leyes que hay el 95 % de los vecinos es ridiculo que nos presentemos a optar a nada en el ayuntamiento.

      Eliminar
    8. Yo no tengo miedo por mi ni lo tengo por Panín. Ambos estudiamos artes marciales.
      Pero SI TENGO MIEDO POR VOSOTROS. Lo siento pero no me guardo ningún secreto. Tengo un miedo real por vosotros.
      Y ya como anécdota ¿te sirve que en plena calle al lado del ayuntamiento un HIJO DE PUTA con sus dos nombres y sus dos apellidos me haya amenazado de muerte?. Palabras textuales: TE VOY A MATAR A TI Y A TU MARIDO EL UNICO QUE VA A QUEDAR CON VIDA ES EL PERRO.
      ¿Te vale que nada más abrir el blog un HIJO DE PUTA CON NOMBRES Y APELLIDOS me diera un puñetazo por detrás en los riñones y echara a correr?. Ocurrió al lado del hórreo de la Matiella.
      ¿Te vale con que el mismo HIJO DE PUTA que me amenazó a mí de muerte intentara agredir a Panín en plena calle?.
      ¿Y te vale que tengamos los santos cojones de no devolver el golpe porque si lo hacemos va al hospital o... a otro sitio?.
      REPITO: TENGO MIEDO POR VOSOTROS.

      Eliminar
    9. Y si estás hablando de empleo... Hace muchos años un concejal juró que mientras el viviera Panin no trabajaría en Carreño.
      Y te digo más, por ser un activista por el medio ambiente mucha gente, MUCHA, le han dicho: TE CONTRATARÍA ENCANTADO PERO SI LO HAGO TENDRIA QUE CERRAR EL NEGOCIO. Y no me estoy refiriendo a Carreño, me estoy refiriendo a Asturias.
      ¿Sigo o ya te haces una idea?.

      Eliminar
  12. Las artes marciales no se estudian, se practican

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo de niña y Panín me imagino que de niño FUIMOS A UNA ACADEMIA ESCUELA O COMO LO QUIERAS LLAMAR A APRENDER. Estudiar no ha sido la expresión correcta.
      La práctica viene después del aprendizaje ¿no crees?.

      Eliminar
    2. ¿Y podemos saber quién es el hijo de puta?

      Eliminar
    3. Lo sabe medio pueblo. He dado su dos nombres y sus dos apellidos y he enseñado su asqueroso careto grasiento.
      Y lo sabe también la Guardia Civil de Carreño pero sobre todo la de Gijón.
      Si mueve un dedo te aseguro que va al trullo.

      Eliminar
  13. Si contra el trasero del carretillero. Como ye paticorto nun fai falta levantar mucho la pata jajajajaja

    ResponderEliminar
  14. Rosanna, el gordo ese no tiene media hostia. No sé ni pa qué te acuerdas de él. Es darle una importancia que no tiene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acuerdo porque sigue haciendo daño. Se que no tiene media hostia pero si alguien me pregunta a qué se le puede tener miedo aquí YO TENGO MIEDO POR LOS VECINOS.
      Hay demasiados ASESINOS como yo le llamo a ese HIJO DE PUTA. Ya me dijeron hace tiempo que como levante mucho las alfombras aparecería en una cuneta con las piernas rotas.
      Y luego a alguien le extrañará que diga que aquí se vive en un estado de terror. O haces lo que yo quiero o te ahostio.

      Eliminar
    2. Por poner un ejemplo de la barbarie que se vive aquí. Hoy a las 12,30 del mediodía en la salida de El Arbol de Candás 4 mujeres dándose de hostias.
      Tengo 64 años y ese espectáculo solo lo he visto en películas. Aquí se ve entre vecinos.

      Eliminar
    3. Y mas cosas que vas a ver.
      Anda que no hay hijos que no se hablan con los padres, padres que no quieren saber nada de los hijos, abogaos por medio metiendo cizaña entre hermanos y herencias, etc.

      Eliminar
    4. ¿Y os extraña que me de asco vivir aquí?. Y juro que lo siento por la buena gente que la hay pero... no se dónde se meten.

      Eliminar
  15. Gracias de nuevo Milano. Tienes razón nos haría falta tener una buena tertulia, nosotros a buen seguro que disfrutaríamos de buenas conversaciones pero a estos mamertos que nos gobiernan si no les llevamos bocadillos de Mortadela seguro que no asistirían. Son demasiado simples.
    Tus historias son reales como la vida misma, porque son la vida de una gran mayoría de ciudadanos de este Carreño contaminado por sus cuatro costados y sobre todo Tamon y Aboño. Salvaje no es quien vive en la naturaleza. Salvaje es quien la destruye, Por eso puede que sean capaces de engañar a los votantes pero no a la madre tierra. ( Donella Meadows)
    Un saludo amigo Trasgu Enfadau


    ResponderEliminar
  16. A la negrita del texto inicial ... "y malditos sean los políticos que los encubren".
    Son politicos de la epoca de frivolidad actual, pero todos estos -sin cojones, sin sangre y sin formacion- os dejaran en la estacada como lo hicieron los de los Comites de la Revolucion del 34.

    ResponderEliminar
  17. No, no eran madres tardías. Si es cierto que son mujeres pero no madres tardías.
    Una de ellas, la más alegre y risueña tiene tres hijos. El mayor tiene ya 11 años. La segunda está en 6 y ahora tiene al pequeño, de 4 que es con quien estaba, junto con su amiga de toda la vida que ha tenido su primer hijo, si. A los 41 y tiene el niño 3 años.

    Sucede que ella, es una mujer que se ha quedado viuda. No tiene suerte en la vida y su imagen está más acorde con una cincuentena larga que con una chica de su edad. Pero es madre, quiere a su hijo y desea hacerle feliz. Su amiga le acompaña dos tardes a la semana a tomar algo solar, bueno con sus niños pequeños par que ellos jueguen y ellas despeje sus dudas, sus mentes y hablen de muchas cosas. En especial de hombres

    -¿tu crees que hago al deseandolo?
    -¿qué clase de pregunta es esta?. Pues claro que no...
    -a veces me siento incómoda cuando tengo estos pensamientos y deseos de reiniciar mi vida.
    - tu no vas a reiniciar tu vida. Tu siempre has tenido tu vida. Lo que deseas es vivir y eso querida amiga es totalmente normal y respetable.
    -¿PERO no crees que alguien puede pensar que soy una mala madre o una fresca?
    -¿por Que?
    -pues porque soy viuda hace dos años, tengo un niño de 3 años y no se si es el momento o he de esperar. No se si le afectará al niño.
    -verás. Lo que le afectará al niño es tener a una madre que se cuestiona si está haciendo lo correcto. Tu hijo necesita a una madre firme, Segura, feliz. Que se cuida y que cuida a su familia. Incluso que tenga entre sus planes, enamorarse de nuevo, vivir, revise y quizás, quien sabe, tener otro niño y darle un hermanito a tu hijo y que todos disfrutéis de la vida, de la ciudad de este café con hielo y que no nos ocupemos de juzgar a los demás.
    - ya, quizás tengas razón y quizás sea así. Pero, me siento aún algo espesa, algo densa en la conversación. Me cuesta relacionarme y no se hasta que punto afectaría a mi hijo y a mi entorno reiniciarme.
    -mira. Una cosa te digo. Mira a tu alrededor. Que ves?
    - la ciudad. La gente. El parque, la playa. Lo lógico y normal. La vida sigue.
    -exacto. Ves vida. La vida sigue. La gente sigue su día a día. Los coches circulan, la fábrica sigue trabajando, el humo sale, los niños juegan. Esas adolescentes no dejan de mirar el móvil y reírse, y esa pareja pasea de la mano. Nadie se para a ayudarte. Nadie se para a pensar que quizás necesites algo. Nadie te pregunta si necesitas algo. Si tu hijo tiene padre o no. Si tu duermes sola o no. Si necesitas compañía o no. O si en lugar de este descafeinado deberías tomarte una cerveza fría como el señor de al lado.
    -si lo se, quizás sea así pero yo no alcanzó a tener esa perspectiva.
    -y que perspectiva tienes.
    -pues sinceramente. Me tengo por una señora uarentona con un hijo tardío y que no estoy haciendo lo correcto y que he tomado decisiones equivocadas en mi vida.
    -No cielo. Tu no. Tu eres mujer, madre y amiga. Eres preciosa joven guapa y muy válida. Lo demás, eso que tu ves, son estereotipos de persona rancia y aburrida que dedica su tiempo a analizar las vidas de los demás y a sacar conclusiones equivocadas pero que para mentes simples autocomplaciente y engreídos, cree que es lo correcto. Como este señor que tenemos al lado, tomando una cerveza fría el sólo. Aburrido y mirando todo lo que pasa. Incluida a ti cielo, que te come con la mirada. La gente aburrida hace eso. Sentarse a tomar una cerveza, analizar las vidas de los demás y solucionar el País en media hora. El tiempo que se tarda en tomar una cerveza. Pero en cuanto se acaba la cerveza se acaba su estado de análisis y corrección. Vuelve a su rutina. A trabajar en la fábrica que crítica. A vivir con su mujer cincuentena. A leer la novela que no consigue acabar. Viví tu vida cielo. No la que los demás te dicen te debes vivir.
    -ya
    - quieres otro café o nos vamos a otro sitio
    -mejor a otro sitio. Aquí me siento juzgada. Nos miran.
    -olvidarlo. No te fijes. Es un mal ejemplo. Esta aburrido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja aqui va a haber SEXO.
      Me suscribo al candasdenuncia +, jajajaja

      Eliminar
    2. Conversaciones así es lo que le gustaría a la alcaldesa. Banalidades sin sustancia y feminismo bobo

      Eliminar
  18. Coooño. Conjugación verbal argentina!!!. Qué macanuda la mina!!!

    ResponderEliminar
  19. 19:57.
    Que buena vuelta le si te. La verdad es que se ve una situación tan real hoy en día. Que bueno me encanta. Fantástico sinceramente. Entretenido

    ResponderEliminar
  20. 9,06.Coincido plenanamente con lo que dices,el objetivo esta claro,desviar la atención de lo realmente grave que es la contaminación y entrar en memeces que no vienen a cuento.Donde vas?,manzanas traigo.Eso, se le puede aplicar al anonimo de las 19,57.

    ResponderEliminar
  21. 1p:45. Se nota que eres hombre.
    No hay más que hablar contigo. Tu coeficiente es muy básico. Normal Eres hombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tú debes de ser una mujer de encefalograma plano que no ha visto una biblioteca ni en fotos. Echa e currículum en Podemos, que seguro que encajas en el haren del coletas

      Eliminar
  22. 1p:45.Tu coeficiente sin embargo debe ser estratosferico,pues no hay Dios quien entienda la forma de redactar que tienes.Tu formación gramatical es para nota y eso que eres mujer.

    ResponderEliminar
  23. ¿HAY ALGO QUE SE PUEDA HACER PARA QUE NO DISCUTAIS ENTRE VOSOTROS? ¿NO OS DAIS CUENTA QUE ESO ES LO QUE QUIEREN LOS INÚTILES, QUE DISCUTAIS DEMOSTRANDO ASI QUE AQUI NO HAY FORMA DE LOGRAR CONSENSO PARA IR CONTRA ELLOS?.
    POR FAVOR, DEJARLO. QUE LO DE MENOS ES LA REDACCION Y SI UNO ES HOMBRE O MUJER.LA LUCHA DE AMBOS ES LA MISMA. RESPETEMONOS POR FAVOR.
    GRACIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor no estamos discutiendo entre nosotros, sino contra los que nos llaman Candas rebuzna. Porque vamos, esa historieta insulsa de las 19:57 tiene un tufo sociata-estupi-progre que tumba.Seguro que ha salido de alguna cabeza desportillada afín al ayuntamiento

      Eliminar
    2. Jajajaja, viuda de 43 años, ¿vosotros que fumais?
      De 43 años lo que hay son divorciadas y separadas y solterisimas con mochilas a patadas.
      Ni despues del rally de la sidra quiero algo con una de esas.

      Eliminar
    3. Lo raro es que "una de esas" quisiera algo con un retrasado mental como tú.
      Mi madre se qudó viuda a los 27 años ¿pasa algo imbécil?.

      Eliminar
  24. 1p:45.Tu coeficiente sin embargo es, estratosferico,pues no hay Dios quien entienda la forma de redactar que tienes.Tu formación gramatical es para nota y eso que eres mujer.Por cierto,no te llamarás Meli?.

    ResponderEliminar
  25. 19.57
    Tu espabila bobalicon que te veo pagando un sueldo nescafé viendo lo que escribes.

    ResponderEliminar
  26. SI SEGUIS CON ESE RETRASO MENTAL NO DOY PASO A NINGUN COMENTARIO MAS. QUEDAIS ADVERTIDOS.

    ResponderEliminar

NO SE PUBLICARAN LOS COMENTARIOS QUE NO SE AJUSTEN A LAS NORMAS DEL BLOG.

.

.