lunes, 26 de marzo de 2018

MUY BREVE

Se equivoca el cura, se equivoca ese sayón fariseo, no vivo la semana santa pero no la odio, y me tira de… es decir, me es indiferente y respeto lo que puedan hacer los beatos creyentes, estoy muy lejos del odio, y muy cerca del bullicio al contemplar el extravagante montaje que para mi suponen los actos religiosos de la santa semana.

Esta cabeza vacía y hueca le diría que, antes de dar lecciones morales sobre lo que está bien y lo que no, quizá sería mejor limpiar la suciedad de su propia casa y ayudar de verdad al resto de los humanos.

Es cierto. Me sobra todo el tiempo del mundo, pero no lo pierdo en celebraciones circenses, y nunca pediré perdón por no creer en su dios y por no compartir sus celebraciones, es más, le diría, que sus juicios de valor son la mejor antesala para alimentar las protestas a la vez que esconde en ellos su miedo, y el terror que le causa ver como día a día, se tambalean los cimientos de su iglesia instalada como una garrapata en las arcas públicas

Usted mejor que nadie tiene que saber, que el respeto no se le puede exigir sólo a una parte, ni se consigue con sentencias. El respeto se logra con educación y una sana convivencia, convivencia que este gobierno actual se cargó, y que además de ello, con la ayuda de la iglesia también pretende poner coto a la libertad de expresión, libertad que es más sagrada para mí que cualquier dios -dicho en plural- pues es la garantía de la democracia, y sin libertad no existe ni democracia, ni credo. Su monoteísmo le hace ser fiel a rajatabla eso de que: Un solo Dios, Padre de todos, que está sobre todos y por todos y en todos. (Efesios4:6). Pues no, se equivoca usted, y me temo por su error su dios comienza a hacerlo.

Disfrute de su semana, cumpla religiosamente con su trabajo, luego vuelva a sus santos menesteres, (nunca mejor dicho) reclínese en su iglesia local de señor poderoso, extienda su mano hacia sus fieles, y deje que lo que pensemos los ateos, los no creyentes, los injustos, perversos, malvados, avaros, hasta quejones o amargados… (una retahíla expresiones que su iglesia dedica a los ateos y apostata) y lo que pase por nuestras cabezas vacías, le siga resbalando por su mansa y disciplinada sotana.

¡No Gabriel! Nadie echará la culpa al ayuntamiento. No seas blasfemo, no seas fatuo, ¿si no tienes capacidad para gobernar a cuatro ciudadanos de Carreño, cómo coño vas a tener capacidad para cambiar el tiempo? Por lo menos al cura parece ser que le hizo algo de caso para su maratón de ramos, no cabe duda, es mejor político que tú.

Trasgu Enfadau

4 comentarios:

  1. Supongo que esto viene de algo que ha dicho el cura y el concejal. Aún sin saber que han dicho, estoy totalmente de acuerdo con sus palabras Trasgu.

    ResponderEliminar
  2. Trasgu estoy con el dedo gordo para arriba. Esta gente solo nos jode la vida.

    ResponderEliminar
  3. Leeros las noticias de hoy en el blog o. El comercio y la Nueva España

    ResponderEliminar
  4. Trasgu "comulgo con todo lo que dices" y eso que soy creyente, cristiana, católica y practicante, eso si, en otra localidad donde el cura "da ejemplo" y llena la Iglesia de gente joven sin necesidad de rodearse de sus amigos fariseos y chupones, este es un pobre hombre solitario, avaricioso tanto de poder como económicamente, nada que ver con ser un buen cura cercano con el pueblo como D.Jose, D. Andres y al Sr cura D. Valeriano, este es un fariseo de los nuevos tiempos

    ResponderEliminar

NO SE PUBLICARAN LOS COMENTARIOS QUE NO SE AJUSTEN A LAS NORMAS DEL BLOG.

.

.