jueves, 18 de agosto de 2016

Es precioso comprobar que aún queda gente maravillosa en este pueblo

Post puesto como entrada destacada en la columna izquierda de este blog
Comentario puesto en el post de la musiquita del reloj. Con gente así es muy fácil querer a este pueblo:
“Nací, crecí y sigo viviendo en Candás, puedo observar en el muelle la figura de mi abuela impresa y colgada en un trozo de tela. Que pensaría ella y sus compañeras , que pensaría mi abuelo y sus paisanos, si por un momento pudieran ver lo que nosotros hicimos con su legado, trabajo, tradiciones y esfuerzo. Mirarían al muelle y no lo reconocerían, buscarían la almena y no la encontrarían, irían a la Baragaña y cuando la pudieran contemplar sólo les apetecería taparse los ojos y volver a la tela cutre donde están estampados. Se preguntarían donde ha estado la gente de Candás mientras una ola de hormigón y despropósitos urbanísticos destrozaba toda y cada una de las esquinas de su pueblo, por sus bocas seguro que saldrían llantos de impotencia y tristeza. Aprovecharía para decir a mis abuelos que el pueblo de Candás, consintió que destrozasen el muelle, que cerrasen todas las fabricas de conserva, que mutilaran la plaza de la Baragaña y que todas y cada una de las verdaderas tradiciones candasinas están colgadas junto a ellos en paneles en blanco y negro apuntalados en un frío bloque de hormigón, eso es lo único que queda del Candás marinero.
Ahora al pueblo le molesta que el sonido de unas campanas dejen de sonar durante las horas nocturnas, sinceramente roza lo kafkiano. Pienso que somos el eslabón perdido de Atapuerca, una especie distinta a las demás que sólo piensa en defender los intereses del pueblo cuando verdaderamente los están mancillando y arruinando. La identidad de Candás se perdió hace muchos años, pero lo que nunca perderemos es la poca vergüenza que nos queda.
EL ANÓNIMO DE LAS 19“.
PINCHAR PARA AMPLIAR 

22 comentarios:

  1. En esa fotografía, tomada en un día de verano hacia 1960 -desde luego, después de 1957- poco quedaba ya del Candás marinero.

    Muestra un mundo en transición.

    El puerto estaba ya aterrado de arena. Los nuevos barcos, con mucho más calado y sin posibilidad de varar, dejaban de descargar en Candás, para hacerlo en Avilés o Gijón, con modernas lonjas y fábricas de hielo (el hielo y las neveras, esa revolución). Y como consecuencia de ello, fábricas como Herrero, Portanet o Alfageme habían cerrado o estaban a punto de cerrar. Por falta de materia prima, por falta de espacio y servicios, y por falta de una mano de obra que ahora ganaba más en Ensidesa.

    Empieza a renovarse y extenderse el caserío de la villa.El solar de alguna vieja carbonería estaba ya ocupado por edificios como el "Garmoré", con bonitos apartamentos con distribución celular, cristaleras y terraza. Contaba también con modernos locales comerciales como Varadero, quizá el primer local moderno que se abrió en Candás (El cubano o el Manila jugaban en otra liga). Llegaba una sociedad industrial y de servicios. Faltaba poco para que el Marsol se alzara sobre el solar de Herrero.

    Es curioso que mientras seguimos el rastro de Le Corbusier en el "Garmoré" -o intuimos la Ciudad Sindical de Educación y Descanso en Perlora, germen del turismo carreñín- aún se construyen las viviendas del Nodo, impulsadas por Don José -el que hizo el campanario de la iglesia, por cierto- con su cocina-hogar como centro de distribución de las viviendas.

    Dos mundos repito, que pueden simbolizarse en ese tren, que lo mismo podía hacer un servicio hacia Gijón -con parada en el Musel- para ir a comprar o a estudiar que hacia Avilés, para dejar a trabajadores de la flamante Ensidesa en su centro de trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joé cómo me gustaría reunirme un día con vosotros para que me contárais todo eso que me gustaría saber del Candás que aprendí a querer por boca de Panín que me contaba cosas pero no de tan atrás como vosotros.
      Me gustaría conocer el Candás de entondes, no el de ahora donde prima la borrachera, la suciedad y, lo más lamentable, el incivismo y la insolidaridad.
      Mucho me contó mi suegra pero se fué y quedó mucho por contar.

      Eliminar
  2. Pero quien hizo este análisis ?
    Hay muchas inexactitudes.
    Como se puede decir q ya había empezado a cambiar.
    Falso.
    Uno por uno están todos los edificios emblemáticos de candas q con posterioridad y conveniencias fueron derruidos.
    Hasta el antiguo ayuntamiento que estaba frente al apeadero de feve, donde ahora hay un parque.
    En fin un análisis catastrófica de esa época.
    Y , en fin, tu suegra poco te habrá podido contar de la época.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Visto lo poco ue sabes de este pueblo... qué sabrás tú lo que me ha contado mi suegra.
      ¿Donde está el chalet de Alfageme? ¿dónde está la antigua rula? y mil cosas más. No tienes puta idea.

      Eliminar
  3. NO VOY A PERMITIR QUE NADIE BAJO ANONIMATO INSULTE A NADIE POR ESCRIBIR COMO ANONIMO.
    SI TIENES COJONES TU, PON TU NOMBRE. PERO... TE PARIERON SIN HUEVOS. A CASCARLA¡.

    ResponderEliminar
  4. No se podria decir mejor, estoy completamente de acuerdo contigo, que pena ver el pueblo despojado de toda su esencia , me produce mucha tristeza ver lo que están haciendo con nuestro pueblo ,somos culpables con nuestra pasividad

    ResponderEliminar
  5. Haces una pregunta q me parece perfecta porque como eres forastera no tienes porqué saberlo.
    Hablamos de la foto?
    O me estoy perdiendo algo.
    Veamos, dices q donde esta el chalet de alfageme. Entiendo q preguntas por la foto y te digo:está en su sitio.
    Y la antigua rula imposible verla porque la tapa el monte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La foto solo recrea este magnífico post de un vecino.
      Yo solo he contestado a quien dice que todo está en su sitio.
      No soy de aquí pero llego a que donde estaba la antigua rula ahora está el Marsol o los apartamentos no lo se muy bien y donde antes estaba el chalet y fábrica de Alfageme ahora está Les Conserveres, de ahí su nombre.
      Hay un blog abierto por mí que se llama Candás Pasado y Presente. Te lo recomiento. Tienes el enlace en la columna de la izquierda.

      Eliminar
  6. El vecino claramente habla de la época de la foto.
    Y en cuanto a ti ni idea.
    Donde estaba la rula no hay nada.
    Falso.
    Entonces eso de q hasta ahí llegas pues no, no llegas.
    Entérate q había donde el hotel yo no soy cronista de carreño pero no puedo con las mentiras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La próxima vez que a una POSIBLE equivocación le llames mentira te mando a la mierda ¿estamos?.
      HABLO POR LAS FOTOS QUE VOSOTROS, NO YO, TOMÁSTEIS. Y lo que he dicho es la sacrosanta VERDAD.
      Entérate tú ue no tienes pajolera idea.

      Eliminar
  7. Ayyyyyyyyyyyyyy amá que me van a meter en la cárcel, jajajajajaja me equivoqué 2 metros.
    FRENTE al hotel Marsol estaba la rula.
    http://asturiasenpositivo.blogspot.com.es/2007/09/casa-venta-o-rula.html
    Y aquí la prueba de Alfageme.
    http://asturiasenpositivo.blogspot.com.es/2007/09/fbrica-alfageme-ahora-parque-les.html

    ResponderEliminar
  8. Anónimo de las 13.03, creo que no hay inexactitudes.

    Por supuesto, los cambios es Candás no sucedieron de un día para otro. Pero en esa foto ya están teniendo lugar.

    Como decía ayer, el muelle, que no aparece en el foto, ya estaba aterrado por la arena en ese momento. En la exposición del puerto hay otras fotos de ese mismo día tomadas desde la mar, donde se aprecia el aterramiento, con la playa ya en donde está ahora y el puerto sin apenas embarcaciones de porte atracadas.

    Los barcos de Candás ya no tenían a Candás por base y los forasteros apenas atracaban ya en nuestro muelle. La fábricas van cerrando: creo que por esa época ya habían cerrado Herrero y Alfageme, y faltaba poco para que lo hiciera Portanet. Los almacenes de salazón levantados a principios del XX a orillas del Rita, en lo que hoy es Pedro Herrero, habían sido abandonados años atrás. Es posible, incluso, que la Rula funcionara ya de forma esporádica y muy a medio gas.

    La estructura social del pueblo empieza a transformarse: ya no es el 70% de la fuerza de trabajo la que se dedica la pesca y su transformación. Aparece la siderurgia, el turismo empieza a cobrar auge con la Ciudad Sindical, y empiezan a surgir nuevos servicios comerciales, logísticos, educativos -nuevas escuelas e instituto. y administrativos. (sigue)

    ResponderEliminar
  9. (continúa)

    El caserío empezaba a transformarse: ya está el "Garmoré" levantado sobre la vieja carbonería, pero también se ve lo que es el edificio de Tascón y el Faro, en lo que hoy llamamos la plaza del Bocata. Está también el edificio donde está ahora el Banco Herrero, sede de la Caja de Ahorros -la gente empezaba a ahorrar y podía pedir préstamos en vez de vivir fiado del comercio- el edificio donde estuvo el bazar San Antonio (que anuncia la sociedad de consumo en Candás) y algunos otros. Todos ellos edificados sobre viejas viviendas marineras, con distribuciones modernas y materiales de recubrimiento -ladrillo visto- inéditos en Candás. Pronto llegaría el gresite. También se ve el nuevo cine y unifamiliares como el de don Manuel el médico.

    Se aprecia también el desarrollo del ensanche del pueblo hacia la estación por Fernández Ladreda, con pisos modernos promovidos por Ángel Rodríguez -creo- que ya tenía construido su chalet con piscina -famoso por sus fiestas- en la zona. Surge por tanto, empleo también en la construcción, la compra venta de viviendas y la venta de mobiliario (Badiola) electrodomésticos (el citado Bazar San Antonio, la tienda de Guillermo en Braulio Busto,...) etc.

    Por otra parte, la construcción del Nodo dja muchas viviendas vacías en el centro del pueblo, en Santolaya, en la Cuesta, etc. por lo general casas muy precarias, con muros de carga recomidos por el salitre de redes y aparejos, cuando no de la maresía- y forjados de madera, muchas veces de pino, podrido por la polilla y la humedad. Casas que no habían tenido apenas mantenimiento, por la pobreza de sus habitantes y por la ley de arrendamientos del 41, que con la mejor intención supuso una puñalada para buena parte de la arquitectura popular española (sigue)

    ResponderEliminar
  10. (continúa)Naturalmente, los que no fueron al Nodo, cuando pudieron prosperar compraron una vivienda en propiedad -o se iban de alquiler- en el ensanche de Candás o en alguna de las nuevas promociones del centro.

    Así es como en 1970 ya se había construido el edificio de "Rabitos" (1967) sobre la vieja carbonería que allí había, el "Marsol" sobre la vieja y abandonada fábrica de Herrero -edificio cuya maqueta estuvo expuesta y que la inmensa mayoría de los vecinos aplaudieron a rabiar; significaba la llegada de la modernidad (no entro en si bien o mal entendida) en el pueblo. También se habían levantado algunos bloques en Braulio Busto -Marjoe y la Perla, hacia 1968-1970- el bloque donde ahora está el "minimasymás" en Valdés Pumarino, el edifico de la Taberna, el inmueble de cuatro plantas levantando en el Cueto y el horrendo levantado sobre la casa de los tres arcos (1968).

    De aquella nadie pensaba en rehabilitaciones. la demolición de viejas casas y la construcción de nuevos inmuebles era negocio para todos: los propietarios ganaban un dinero fácil, los promotores también hacían dinero y la gente compraba viviendas relativamente baratas y de rápida revalorización que constituían el embrión de un pequeño capital familiar.

    Como decía una publicación de la época, "Candás se está transformando en una villa limpia y moderna". Cosas de la época, que supusieron la desaparición del incomodísimo regodón que empedraba algunas calles del pueblo -la de la Plaza, la del Cura hasta la Iglesia, la Calleja Nolo, quizá alguna otra que no recuerdo- que eran apropiados para las madreñas y las botas, pero no para los delicados zapatos de tacón.

    Ni que decir tiene que la cosa siguió durante los 70, ya con el puerto moribundo y convertido en playa a la bajamar y Ensidesa y Uninsa -y la incipiente industria transformadora- funcionando a plenitud (sigue)

    ResponderEliminar
  11. (continúa)

    Cae el abandonado cine Apolo (ay, la televisión) se alza el bloque donde está el Halley -aún recuerdo la demolición, de un plumazo, de los edificios preexistentes, un día de verano a la vuelta de la playa- se levanta el que construido en el puerto sobre los viejos galpones lamidos por el salitre, se levantan los que hay en el Rincón sobre las encantadoras casas de corredor que allí había, se levanta lo que fue el Zappin (primer edificio residencial con ascensor del pueblo) se demuele el chalé de doña Josefina para hacer lo que hoy es el edificio del Casino y se tiran la abandonada fábrica de Alfageme y el chalé. Por cierto, llama la atención que tanto se reivindique ese chalé -que era en efecto, una maravilla, aún recuerdo su tejado esmaltado- pero que albergaba una oscura historia: todos sus habitantes varones fueron fusilados; algo que, como el fusilamiento de Antón, dicen bien poco de muchas de las gentes de aquel entonces. El chalé, por cierto, estaba magníficamente amueblado por Muebles del Río de Oviedo. La familia nunca más quiso saber nada de Candás.

    Es en esta época cuando surge el revival marinero. Aún recuerdo el portfolio de 1980, con viejas fotos del puerto, reivindicando el pasado pescador. Cuando ya estaba todo perdido. Es cuando se ponen en marcha las Alboradas (1978 la primera) cuando empiezan a usarse el mahón y el pañuelo -si bien creo recordar que hubo una epapa en la que las mujeres usaban ropa algo más sofosticada, con falda de vuelo y echarpe de ganchillo, que pronto se abandonó por el más simple, sufrido y asequible mahón- durante las fiestas.

    Desde entonces, Candás, que había llegado a asumir su condición de villa "limpia y moderna", casi de ciudad dormitorio, con todos los matices que se quieran, vive mirando al pasado, dejando pasar los trenes del futuro.

    Sólo así se explica que el contradique del puerto -lo que llamamos "la escollera"- se hiciera con cargo a un Plan de Regeneración de Playas que financiaba el entonces MOPU, pero con los candasines pensando en el calado y abrigo del puerto. Resultado: la playa mejoró y el puerto siguió casi igual. Lo mismo ocurrió con la ampliación, no tan desacertada como muchos piensan, que algunos pensaban que serviría para atraer capturas pesqueras y ha servido para atraer embarcaciones deportivas, mientras que la explanada, tan propicia para algún pequeño taller de reparaciones o miniastillero, o para instalar un pequeño complejo conservero, ha devenido en polvoriento y caótico aparcamiento. Ese vivir a espaldas de la realidad también ha provocado que nadie haya trazado un plan para rentabilizar el puerto -escala de veleros, pequeñas regatas, concursos de pesca deportiva, qué sé yo- asumiendo la nuevo ciclo de la villa tras el ballenero, el pesquero conservero, y el siderúrgico. Al final el resultado el un pueblo un tanto caótico, que abomina de la industria que le proporciona buenas rentas municipales -a ver quién, sino, paga el Prendes, el Antón y el envidiable nivel de servicios subvencionados que presta el consistorio- que se ebate en ser turística pero teniendo el pueblo un tanto sucio y destartalado, empeñándose en confundir el turismo con el visitante playero e impecune que cuesta más de lo que gasta -un helado en la furgo de los Helio y, si acaso una botellina de sidra con unos bígaros- los que nos lleva a un círculo vicioso donde somos incapaces de atraer turismo de calidad, con capacidad adquisitiva, atraído por un buen entorno natural y urbano, buena restauración -ay, la restauración candasina- y un ambiente agradable.

    En fin, Candás tiene que decidir que quiere ser. Pero no puede seguir mirando al pasado mientras el futuro pasa por delante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por escribir estos comentarios. Es casi imposible leer una exposición de conocimientos y opiniones sobre Candás como la que has hecho. Moderadora, por mucho que te critiquen este tipo de comentarios con sustancia sobre el concejo sólo se leen por aquí.

      Eliminar
    2. Estoy apurada porque están operando a una amiga y quiero estar al lado de su familia. A la tarde con tiempo uno todo y lo pongo en un post.
      No me importan las críticas porque yo y los que me conocen saben lo que siento por LA BUENA GENTE de este concejo y de este pueblo.
      Los odios porque saco las miserias de algunos no me preocupan.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. al que hace ese comentario se le nota a la legua que no es de candás, nosostros no nos llamamos a nosotros mismos candasines, y no tiene ni idea de nuestra historia, para su información el chalet de alfageme lo tiraron unos dias antes de que tomara posesion el primer alcalde democratico Pelis aprovechando el vacio de poder y lo que dice en sus comentarios de los barquitos veleros, ja ja se te ve el plumero tu no te preocupes por los heladeros y los sidreros que nos saben defender bien no vengais los coreanos a mangonear nuestras tradiciones jajaja iros pa vuestra casa

      Eliminar
    4. La verdad es que sería una pena ue fuera CANDASIN. Demasiada educación para un pueblo de maleducados, incultos y faltos de vergüenza.
      Algunos de vosotrods no llegáis ni a personas. Más quisiérais vosotros ser coreanos. Pero para vuestra desgracia sois candasines.

      Eliminar
  12. Alguna familia estará contenta por las ''equivocaciones ''q aquí se relatan.
    Menos mal q no leerán este blog.
    Pero como no tengo q corregir a alguien q todo lo sabe...pues ale , vamos a contar mentiras talara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es peligroso no leer este blog porque te quedas sin saber la verdad.
      Pero no pasa nada. Que sigan anclados en la mentira que tanto os gusta a los vecinos.
      Nosotros estamos aprendiéndonos LA VERDAD.

      Eliminar

NO SE PUBLICARAN LOS COMENTARIOS QUE NO SE AJUSTEN A LAS NORMAS DEL BLOG.

.

.