.

.

domingo, 9 de abril de 2017

PARA MARCELINO (*)

Mire Ud. Don Marcelino, aunque soy ignorante, inculto, y  también nacido en el pueblo llano y sencillo con olor a salitre, me atrevo  a decirle que soy uno entre miles de personas que voluntariamente y en pleno uso de razón,  hace muchos años me he escindido de la religión (de todas) y puedo asegurarle  que desde el primer segundo en el que he tenido en mi mano la libertad,  las laceraciones profundas que su religión me había causado (yo a ella nunca  le había hecho nada) como por arte de magia desaparecieron.
Uno de los buenos efectos para la sociedad es que, el ateísmo,  es maléfico para quienes le temen.  Yo como ateo, respeto el derecho de las  personas para ejercer libremente sus creencias religiosas (como lo ha hecho Ud. con su pregón) y que a su vez, estas  puedan expresar libre y públicamente no estar de acuerdo con su religión en este caso católica, lo que teniendo todo el derecho de manifestar libre y públicamente la evidencia de que, durante siglos esta creencia se ha mantenido en el dominio de la voluntad popular. No obstante, muy hábilmente le da la vuelta  y sibilinamente lanza un oscuro “mensaje”  de intranquilidad y de miedo hacia el ateísmo, y dice… “que tenemos a la vida”  no sé si esta expresión del periodista bien reflejada,  pero en cualquier caso, mire Ud. la religión y la vida, solo tienen en común la parte intermedia, la religión sin la vida no podría existir, pero sí la vida sin religión.
Desde niño y hasta mi escisión religiosa, he presenciado la teatral puesta en escena  de los rituales religiosos,  lo mismo que cientos de personas lo siguen haciendo hoy, pero tendrá que reconocer conmigo que, muchos nunca serán capaces de mezclar ese olor salino del que Ud. hace alegoría,  con los sentimientos religiosos. El teatro siempre atrajo a niños y mayores.
Dice conocer  Ud. a Maria Teresa por su marido el Sr. conde, la periodista le presenta al cura por la interesada amistad de ambos. Estupendo pero me falta alguna pieza en esta familia, pero estoy seguro que la alcaldesa no tardará en unirse al sarao, (si no lo hizo ya) así que olvide sus temores que su experiencia le avala.  Todo está  “atado y bien atado”...
Enrique Gonzalez

(*) Marcelino Oreja.- Diplomático en el gabinete del Ministro de Asuntos exteriores durante la dictadura.

4 comentarios:

  1. tan invadiendo el pueblo de rancia derechona con olor a naftalina, ya podia la FALTA condesa marchar para Madri y no volver mas, quien se creyo que ye esa??????

    ResponderEliminar
  2. Estupendo comentario. Tiene unas profundas cargas y hay que leerlo tranquilamente tefelxionado lo que quiere decie. Repito estupando D.Enrique La semana santa pone en evidencia que la Constitución es una puta mierda,
    Saludos un agnostico

    ResponderEliminar
  3. Si levanta la cabeza mi guelu y ve a estos "Socialistas" como la alcaldesa y conpania besar el anillo al cura el si que los corre a hostias

    ResponderEliminar
  4. Que falsos son estos asquerosos politicos. Los del Psoe son peores que la extrema de derecha
    Nos afenden !! Viva Cristo Rey !!

    ResponderEliminar

NO SE PUBLICARAN LOS COMENTARIOS QUE NO SE AJUSTEN A LAS NORMAS DEL BLOG.

.

.