.

.

sábado, 13 de mayo de 2017

ERA MEDIANOCHE EN ARCELOR (SEGUNDA PARTE)

Dejando de lado las infames condiciones laborales en las temidas “campanas” y el terrible accidente del 71, hubo una época en la que trabajar en ENSIDESA era un chollo. Tenías un puesto para toda la vida, te ponían un piso en Llaranes y hacías la compra en el Economato a mitad de precio respecto a los supermercados.

Al igual que ahora en la política, cualquier pelamangos encontraba acomodo en ENSIDESA.

Angelón era un paisano enorme, de habla torpe. A primera vista parecía un poco tonto. Sin embargo, tenía un talento extraordinario para la mecánica. Y leía mucho, algo poco habitual en un obrero de la época. La cantina tenía una buena cocinera y en los turnos de noche, que había poca gente, preparaba de cenar a la carta.

Angelón comía acorde a su tamaño y en lugar de la ración, ya de por sí generosa, la cocinera sabía que tenía que prepararle una pota entera o un kilo de filetes. Esto generaba burlas de sus compañeros.

Una noche, no diferente a las demás, algún compañero se pasó de frenada con las burlas. Por alguna razón desconocida, había unos lingotes metálicos apilados en una esquina del comedor. No sabría decir cuánto pesaban, pero eran difíciles de manejar por una sola persona. Sin mediar palabra, Angelón agarró un lingote y lo lanzó como si fuera una pelota de tenis. Mesas platos, costillas y dientes saltaron por los aires como bolos en la bolera.

Una vez recogidas las sillas y barridos los cristales y dientes, el subsiguiente informe del comité disciplinario llegó a la conclusión de que Angelón daba hostias como campanos y era conveniente dejarlo a su aire.

El Cipri, en cambio, era un borrachín irredento. Su función consistía en pasar el turno en una garita y apretar un botón cada vez que pasaba el tren. Para que no hubiera equívoco de si lo que venía era el tren o Don Manuel (el cura de Logrezana), se activaba automáticamente una señal acústica.

Pero El Cipri tenía el síndrome de Pickwick y cada vez que se agarraba una tarrancha se quedaba dormido de tal manera, que no lo despertaba ni la descarga de Cangas. Total, dos veces que pasó el tren, dos veces que sonó la alarma y dos veces que El Cipri no despertó. Afortunadamente, el cura Don Manuel no coincidió en aquellas dos ocasiones.

La primera vez no lo sancionaron (un fallo lo tiene cualquiera). A la segunda le abrieron expediente y estuvo un mes sin sueldo.

Contra todo pronóstico, El Cipri sigue vivo y, después de un par de ingresos en la UCI, se ha pasado a la cerveza sin alcohol. 1500 Euros al mes de pensión dan para mucha cerveza, aunque sea sin alcohol.

Así, a base de Cipris y Angelones, se fue fraguando poco a poco una cultura empresarial de “hago lo que me sale de los cojones”. Desde el guardia de la garita, a directivos que utilizaban cuadrillas de la empresa para mano de obra en su chalet en Somió. Y no solo dentro de la empresa. Aprovechando el viento de cola de ENSIDESA, algún externo medró también a su sombra, como el gran visionario Lloriana, “que en paz estea” (como diría el Concejal)

(continuará)

10 comentarios:

  1. Jajajajaja, mescocojono. Se me van a atragantar las campurrianas.

    Historias secundarias ---> Loriana y el Capitan Timo, trabayar en campanes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente Milano conoce la historia empresarial del famosu Loriana mejor que nadie pero con su permiso voy a relatar de memoria porque seguramente muchísima gente no se acuerda o incluso no llego a conocer tal hecho. -no he encontrado en internet nada extenso sobre ello, cosa rara- que le paso por avaro y paleto.

      Esto fue en la década de los 90, Loriana ya era un home hecho y derechu, que pasaba de los 60 años y tenia los riñones bien forraos.

      Un día llega un tipo en un Mercedes con chófer y "guardaespaldas" que se autopresenta como un alto oficial del Ejercito y le propone un negocio: suministrar 800.000 juegos de ropa de cama al Ejercito pero claro para eso Loriana tiene que soltar la mosca mas 800 millones de pelas al uniformao. Loriana suelta la pasta al famoso capitán Timo.

      Pues si vecin@s míos, este era el nivel de catetez que había en la España de hace cuatro días entre algunos de los empresarios triunfadores.

      Eliminar
    2. Hablando de catetos. No solo estaban entre la gente llana. Or recuerdo el Petromocho, se lo endiñaron a un Presidente del Principado, como es lógico del PSOE que es donde más tontos parece que hay. Rodríguez Vigil.
      Anda que hay que ser paleturcio para creerse la historia que le contaron.
      Y esto, amigo anónimo, si viene en la wikipedia aunque me lo han contado ya creo que todos los paisanos de Candás.
      Riéndose, por supuesto. Bueno, todos los que no votan PSOE que son mayoría absoluta,

      Eliminar
  2. Estoy apludiendo Milano. Sencillamente sublime. Gracias por hacernos recordar lo que nunca deberíamos olvidar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ensidesa,Arbed,CSI Planos,Aceralia,hoy Arcelor el mismo perro,con distinto collar.

      Eliminar
  3. Esprero que te acuerdes de los que pasaban por bascula(camiones),pesaban la misma carga 15 o 20 veces,cobraban sin descargar,como si hubieran realizado los viajes.De hay surgieron respetados y modelicos empresarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que el texto de Milano y el del comentario anterior nos sirva para una cosa y es darnos cuenta de como la epoca historia influye en la vida de la gente.

      Aquellos años eran epoca de expansion economica, cualquier chaval que tiraba la fesoria y se quitaba les madreñes si era un poco trabayaor y medio listo podia construir una vida como Loriana, Baldajos y tantos otros. Cualquier Cipri o Anxelon sin dejar el vaso de vino pudieron ver a los hijos en la universidad.

      Y fijaros bien, el sistema economico podia soportar lo de los camiones, la cuadrillas faciendo chalets y la cosa iba p'arriba.

      En cambio ahora ese chachulleo esta solo reservado para los politicos. Y de momento yo no veo a los politicos montando empresas de metal ni de hostias.

      Eliminar
  4. Me refiero a la cantera de Ensidesa en Tamón.

    ResponderEliminar
  5. Cultura adquirida,cultura mantenida y transmitida a lo largo de generaciones,por eso resulta muy dificil, cambiar las malas practicas de Arcelor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y los trenes fantasma?.Cargados con galvanizados y chapa.

      Eliminar

NO SE PUBLICARAN LOS COMENTARIOS QUE NO SE AJUSTEN A LAS NORMAS DEL BLOG.

.

.